Los restos del rey Pedro I El Grande fueron extraídos en marzo de 2012 de su tumba en una “cama” de Plastazote en un proyecto del Museo de Historia de Cataluña y el Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña para su restauración.

Tras un desarrollo tridimensional de los contornos y a partir de un complejo proceso se desarrolló un contramolde en espuma PLASTAZOTE.

La pieza de PLASTAZOTE fue utilizada para la manipulación de los restos del rey Pedro El Grande durante todo el proceso.