Mientras se libra la batalla contra la pandemia del COVID-19, vemos como han surgido nuevas (o no tan nuevas) aplicaciones y soluciones en las que las espumas plásticas juegan un papel muy importante.

Un ejemplo son los EPIs de pantallas de protección que llevan colocada una banda de espuma que se adapta directamente con la cabeza del usuario.

 

Para éstas y otras aplicaciones, en ZFoam contamos con las exclusivas espumas AZOTE® que poseen una serie de características y propiedades que las hacen ser las mejores en el sector sanitario:

  • Son productos fabricados utilizando como agente espumante gas nitrógeno extraído del aire y que vuelve a la atmósfera tras el proceso de producción. Es decir, se fabrican sin utilizar ningún agente espumante químico.
  • Permiten el contacto permanente con la piel humana.
  • Presentan una estructura de celda cerrada homogénea que impide la retención de líquidos y humedad.
  • Son atóxicas, no contienen látex, reutilizables, hipoalergénicas y transparentes a la IRM, TC y Rayos X. Además, las espumas Plastazote® están ensayadas según las Norma ISO 10993:2018 sobre evaluación biológica de productos sanitarios.
  • Las espumas AZOTE® tienen una amplia variedad de grados. Desde los más ligeros y soft como LD15, LD24 o EV30, hasta los más rígidos como HD30, LD70 o PK80.
  • Cumplen con Normativa REACH y RoHS.

Además de las pantallas faciales, las espumas también se utilizan para otras aplicaciones del sector sanitario como, por ejemplo:

  • Prótesis de todo tipo: collarines cervicales, soportes vertebrales y cervicales, férulas de inmovilización, etc.
  • Protecciones
  • Tablas de ayuda para transferencia de enfermos, bloques de rayos X.
  • Plantillas ortopédicas y apoyos.
  • Insertos para protección de equipos.
  • Bandejas y gradillas para instrumental médico y quirúrgico.

Si necesitas más información, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte y aportar nuestro granito de arena en esta lucha.